Una brecha que crece, “los candidatos adecuados”

trabajandobuscojobs

Uno de los problemas que se visualizan a nivel del mundo y que viene siendo analizado por los economistas, es la brecha que se produce entre las habilidades que presentan los jóvenes y las que en verdad necesitan los empleadores.

Algunos artículos como el reproducido por The Economist afirma que los empresarios están inundados de currículums, pero se quejan porque no pueden encontrar los candidatos con la capacidad necesaria.
La consultora McKinsey informó que solo 43% de los empresarios en los nueve países que estudió en profundidad -Estados Unidos, Brasil, Gran Bretaña, Alemania, India, México, Marruecos, Arabia Saudita y Turquía- cree que puede encontrar suficientes trabajadores con la capacidad requerida para ingresar. El motivo más obvio del desajuste es la pobre educación básica. En la mayoría de las economías avanzadas (ya sea que crecen o caen) la tasa de desempleo para personas con educación inferior a la secundaria es el doble que para quienes tienen título universitario. Pero, también hay otros dos motivos más sutiles que también merecen la atención.

Los países con las tasas de desempleo joven más bajas tienen una estrecha relación entre educación y trabajo. Alemania tiene una larga tradición de educación vocacional y aprendizajes de alta calidad, lo que en años recientes ha ayudado a reducir el desempleo joven, pese al modesto crecimiento. Los países con alto desempleo joven tienen escasez de esos vínculos. En Francia, pocos de los que abandonan la enseñanza secundaria tienen verdadera experiencia laboral. En el Norte de África, las universidades se enfocan en preparar a sus estudiantes para ocupar los empleos públicos, aunque las empresas protestan por la falta de conocimientos técnicos. La tasa de desempleo en Marruecos es cinco veces más alta para los egresados que para las personas que solo tienen educación primaria. El legado del apartheid significa que los jóvenes negros sudafricanos, con frecuencia, viven y concurren a estudiar a muchos kilómetros de los lugares donde hay empleos.

buscando-candidatos-adecuadosCarencias. Las empresas intentaban cerrar la brecha por su cuenta mediante la inversión en capacitación; ahora, lo hacen menos. Peter Capelli, de la facultad de negocios Wharton, argumenta que las empresas ven la provisión de un empleo simplemente igual que comprar un repuesto: se espera que encaje. Apunta que, en 1979, los empleados jóvenes de grandes empresas estadounidenses recibían un promedio de dos semanas y media de capacitación por año. En 1991, solo 17% informó que recibió capacitación durante el año precedente. En 2011, solo 21% indicó que había vuelto a tener capacitación en los últimos cinco años. La consultora Accenture indica que solo 21% de los 1.000 trabajadores estadounidenses que incluyó en la encuesta obtuvo nuevos conocimientos de la capacitación que hizo la empresa en el último lustro.


Fuente: The Economist

Deja un comentario